NUEVA LEY DE SECRETOS EMPRESARIALES

A pesar de su gran relevancia para las empresas, los secretos empresariales han estado muy desprotegidos de manera legal.

El BOE, el día 21 de febrero, ha aprobado una nueva ley sobre estos bienes inmateriales que entrará en vigor el 13 de marzo, por lo que se traspone al ordenamiento jurídico español la Directiva comunitaria de 2010 relativa a la protección de secretos comerciales.

Entre las novedades que incluye esta
nueva normal, destacamos:

  • Reglas para preservar el tratamiento de la confidencialidad de la información que se aporte o se genere.
  • Un marco normativo para que el demandante pueda preparar el ejercicio de su acción. Se garantiza así, el derecho a la tutela judicial efectiva a través del de desarrollo de diligencias de comprobación de hechos, medidas para acceder a las fuentes de prueba en poder del futuro demandado o de terceros, y en su caso, de medidas de aseguramiento de las mismas.
  • Medidas para asegurar la eficacia de su acción y evitar de manera inmediata la revelación, uso u obtención ilícita del secreto empresarial.

El secreto empresarial es trasmisible y podrá pertenecer pro indiviso a varias personas y para cederlo debe hacerse conjuntamente con todos los participantes.

Por otro lado, contra los infractores de un secreto empresarial se pueden plantear las siguientes acciones civiles:

  • La declaración de la violación del secreto empresarial
  • La cesación o prohibición de los actos de violación del secreto empresarial
  • La prohibición de fabricar, ofrecer, comercializar o utilizar mercancías infractoras o de su importación, exportación o almacenamiento con dichos fines.
  • La aprehensión de las mercancías infractoras incluida los medios de producción.
  • La remoción, que comprende la entrega al demandante de la totalidad o parte de los documentos, objetos, materiales, sustancias, ficheros electrónicos y cualesquiera otros soportes que contengan el secreto empresarial, y en su caso su destrucción total o parcial.
  • La atribución en propiedad de las mercancías infractoras a cuenta de la indemnización.
  • La indemnización de los daños y perjuicios, incluido el lucro cesante.
  • La publicación de la sentencia.

También establece que se vulnera un secreto comercial cuando sin consentimiento de su titular mediante prácticas comerciales desleales se accede al mismo, se utiliza o se revela.  Para más información, os dejamos el enlace de la norma del BOE.