NUEVAS MEDIDAS CONTRA LA OCUPACIÓN ILEGAL DE VIVIENDAS

Con la crisis económica vivida en los recientes últimos años en España, la aparición de denuncias por ocupación ilegal de viviendas se ha multiplicado.

Un grave problema social cuyas medidas legales resultaban tardías para los propietarios de los inmuebles, quienes se veían indefensos y tenían que sufrir un largo proceso judicial hasta conseguir que los okupas se fueran de su hogar.

Es por ello que la fiscalía de las Islas Baleares ha decidido tomar nuevas medidas, donde la policía podrá intervenir de forma directa tras la denuncia del propietario afectado, sin necesidad de solicitar medidas judiciales.

El protocolo de actuación que ha propuesto la fiscalía de las Islas Baleares, se dicta según el caso.

Cuando el inmueble que ha sido ocupado de forma ilegal, es la vivienda habitual del afectado/a, y ha sido ocupada mientras ha estado vacía por hospitalización, vacaciones u otros motivos, el propietario deberá denunciar en las instancias policiales y éstos tendrán que intervenir inmediatamente para expulsar a los okupas.

En el caso de ser una segunda vivienda, empleada para el periodo vacacional, el protocolo de actuación será el mismo.

Sin embargo, cuando se trata de la ocupación ilegal de viviendas vacías que son propiedad de los afamados fondos buitre o de bancos, tendrán que pasar por el juzgado, siendo el juez quien determine las medidas que se llevarán a cabo.

Lo que pretende la fiscalía balear, es reducir los tiempos en lo que para ellos es un problema con unas consecuencias nefastas para el afectado.

Por ahora estas nuevas medidas sólo están aprobadas en las Islas Baleares, aún no existe constancia de que puedan trasladarse a otras comarcas del país.